Jueves 14 y 21 de julio – Encuentro con Sergio Cáceres

Los próximos dos jueves tendremos la visita de Sergio Cáceres. Para la primera reunión está la sugerencia de lectura que mandamos ya por mail.
Para la segunda reunión, en el compendio que tienen existen copias de partes de un libro de Bruno Latour llamado “Nunca fuimos modernos”, del cual es recomendable que lean el capítulo 2 “Constitución”.

Aquí va el resumen de Sergio sobre lo que hablará las próximas reuniones.

La ciencia se ha posicionado como el producto cultural humano más exitoso. Parte de este éxito se presenta como causado por unas características que aquella posee y que la diferencian de cualquier otro tipo de conocimiento. Así, la ciencia es neutral axiológica e ideológicamente, y esta neutralidad la exime de estar influenciada por el contexto social en el que se desenvuelve. Esta tarjeta de presentación de la ciencia ha sido aceptada por la comunidad científica casi sin discusión desde que la ciencia es tal, o sea, desde la época en que Galileo y sus contemporáneos revolucionaron metodológicamente el conocimiento de la realidad.

Recién a finales del Siglo XIX y en todo el Siglo XX se empezó a desconfiar de esta imagen estandarizada de la ciencia. Entre estas visiones que miran otros elementos que configuran la labor de la ciencia, se encuentran los estudios sociales de la historia de la ciencia, y de estos existe un libro ejemplar: El Leviathan y la bomba de vacio, de los historiadores Steven Shapin y Simon Schaffer. En esta obra, se analiza una polémica olvidada entre dos filósofos naturales (“científicos”) Robert Boyle y Thomas Hobbes, polémica en la que se discutió nada menos que los fundamentos de lo que luego sería la ciencia. La conocida “victoria” de Boyle en dicha polémica es revisada desde los distintos mecanismos que se utilizaron, y se demuestran los elementos ideológicos y políticos que tuvieron lugar en la discusión.

En tal disputa emergió la imagen estandar de la ciencia, que ahora está en entredicho a partir de varios estudios transdisciplinares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *