Eulo García

foto café

Es Licenciado en Historia por la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional de Asunción. Fue parte del grupo de personas que dio vida a Espacio Sajonia y el (otro) espacio entre los años 2000 y 2005, además de ser parte del Semanario Cultural El Yacaré (2001 – 2006), en el cual participó escribiendo artículos periodísticos y de opinión, reseñas de actividades y ejercicios literarios. También se desempeñó como editor y corrector. Comienza a colaborar con El Correo Semana del Diario Ultima Hora a partir de 2006. En 2011 fue editor y redactor de textos institucionales del Bicentenario (SNC). Fue editor y redactor de textos para la página web de la Secretaría Nacional de Cultura en 2012. Ha trabajado como articulista en algunas revistas como Forma y Clip.

Realizó trabajos en materia social: educador de Calle para la ONG Luna Nueva, entre 2003 y 2005. Trabajó para la Comisión de Verdad y Justicia (2006 – 2008).

Ha publicado un libro de poemas (Gris. Co-edición del autor junto a la editorial Tercer Mundo. Octubre, 2010.); y el CD de músicas Blues Existencial, composiciones propias de canciones rock y blues.

Su participación en el Seminario

“(…) considero que el Paraguay está atravesando por un momento histórico, y no precisamente para bien. Con un gobierno nuevamente colorado, con el que “pareciera haberse cerrado una etapa, sin mediar discusiones suficientes sobre lo que ocurrió en junio de 2012” (caso Curuguaty), y que gobierna abiertamente para una minoría empresarial (local e internacional) da no solo la sensación, sino que se VE y se OYE casi cotidianamente, lo peor de las prácticas de una cultura stronista en nuestra sociedad, con autoritarismo y discriminación hacia todo lo que parezca cuestionador hacia el modelo instalado.

En este sentido, las imágenes y palabras (el discurso, finalmente) muestran a las claras una especie de “pacto corporativo” en el que el ciudadano disidente es un peligroso “zurdo” o potencial simpatizante o miembro del fantasmal “EPP”, una organización cuasi imaginaria que tiene más características de ser un brazo ejecutor de las mafias agronarcoganaderas, antes que la supuesta guerrilla que busca (dice la mala prensa y el Estado) desestabilizar un gobierno “democrático”.

Me interesa tratar ese disloque entre el discurso oficial y la realidad ultra pasiva que, a fin de cuentas, no hace más que permitir los abusos de todo tipo de parte de los poderes del Estado, continúen y sean cada vez más absurdos. Todo esto porque veo en esta actualidad, una continuación (¿culminación?) del proyecto histórico de la clase dominante de este país, que desde Bernardino Caballero viene desmembrando la Nación con la entrega de tierras públicas; consolidando una práctica fraudulenta y estafadora de la política, a través de la prebenda, el autoritarismo y la –también- entrega de soberanía, como bien lo desarrolló Stroessner durante gran parte del siglo XX; y que ahora pretende asaltar lo nos queda de recursos y bienes y servicios públicos, con el impulso de la inefable ley conocida como de Alianza Público Privada (APP). (…)”.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *